June 12, 2017

Cold Brew, cuando el café no sólo se bebe caliente.

Cold Brew, cuando el café no sólo se bebe caliente.

Si te gusta el café y el calor de estos días suele ponerte de muy mal humor, tenemos una opción perfecta para ti.

Su nombre es Cold Brew. El Cold Brew es el proceso de preparación de un café frío en el que en ningún momento entra en juego el aumento de temperatura para hacer la infusión. No estamos preparando un café caliente de forma tradicional para luego enfriarlo… estamos hablando de hacer el café en frío desde el principio hasta el final de la preparación.

El proceso consiste en infusionar el café molido con agua a temperatura ambiente durante unas 15, 20, y hasta 24 horas. Es un proceso muy lento, pero las ventajas que ofrece hacen que valga la pena la espera.

Este método suele ser uno de los más artesanales, pues no sólo necesitas tener un molido específico, sino también tomarte el tiempo para que la bebida adquiera notas dulces a cacao o nueces y su cuerpo sea mucho más suave que un café normal extraído bajo calor.

El Cold Brew nos brinda un café ligero pero con cuerpo, lleno de matices y sabores intensos, precisamente por las características especiales de esta forma de hacer la infusión. El café preparado en frío conserva todos los nutrientes, y sobre todo es la solución perfecta para que los más sibaritas puedan disfrutar de un café refrescante que responda a las demandas de aromas y sabores de los más exigentes.

Pruébalo con un poco de Jarabe de Coco para intensificar la experiencia.